DEFECTOS DE REFRACCION.

La visión perfecta requiere que la luz, refractada a través de la cornea y del cristalino, incida exactamente en la retina. Cuando no es así, se producen los llamados defectos de refracción o de acomodación y la visión es borrosa.La mayoría de problemas de visión se deben a fallos en la refracción, producidos por la córnea o el cristalino, a longitudes mayores o menores de lo normal del ojo, a desajustes en el cristalino o a la falta de transparencia de los humores. Los más frecuentes defectos de refracción son:                    La miopía que se caracteriza  porque la luz converge antes de llegar a la retina, la hipermetropía  la luz converge detrás de la retina,  la presbicia que se produce por la falta de elasticidad del cristalino y el astigmatismo que es debido a un defecto en la curvatura de la córnea o del cristalino.                                                En la ambliopía, también llamada "ojo perezoso", el cerebro tiende a usar más uno de los dos ojos, provocando una pérdida de visión en el ojo vago.                                                                             Tratamiento:                                                                                   Se recurre a lentes convergentes para corregir la hipermetropía y presbicia, divergentes para la corrección de la miopía o cilíndricas para corregir el astigmatismo. Para la ambliopía se mejora la agudeza visual del ojo afectado con la graduación adecuada, según el problema que le afecte.                                                           Con los métodos de recuperación natural de la visión se puede conseguir mejorías notables en todos estos problemas de visión. La recuperación es más o menos rápida, dependiendo de la gravedad del defecto, el tiempo que se lleve usando corrección óptica, las circunstancias personales de estrés, la nutrición o la edad. En las primeras etapas del problema se puede llegar a una recuperación total con un programa adecuado de ejercicios y alimentación.


 
           


mejora tu visión sin gafas