la miopia

El músculo ciliar cambia la curvatura del cristalino para que la imagen se forme exactamente en la retina. Los músculos externos del ojo permiten el movimiento preciso del ojo en todas las direcciones y ayudan a los músculos ciliares en el proceso de adaptación del cristalino. Los defectos en la curvatura del cristalino causan defectos en la refracción. Dependiendo de cómo sea el cambio de curvatura se producen los diferentes defectos de refracción. Las dioptrías miden la lente adecuada para corregir la desviación en la curvatura del cristalino.
  En la miopía la imagen se forma delante de la retina y se corrige con una lente divergente.Las miopías estacionarias o funcionales se pueden mejorar e incluso corregir mediante la práctica de buenos
hábitos visuales y ejercicios fisiológicos para mejorar el funcionamiento del ojo.
Una de las prácticas más efectivas para la mejora de la miopía es la relajación de los músculos externos del ojo. Estos músculos ayudan a la acomodación y son los responsables del movimiento ocular. Hay 6 músculos externos en total: cuatro rectos y largos y dos oblicuos más delgados y estrechos. Permiten el movimiento de los ojos en todas direcciones.Cuando se mantiene la visión cercana por tiempo prolongado se produce un agarrotamiento en la musculatura externa que dificulta la relajación de dichos músculos. El resultado es el mantenimiento de una forma más alargada del ojo que puede causar o empeorar la miopía.
En la imagen nº2 puede verse como se alarga el ojo cuando se tensan los músculos externos.   


musculosexternos1musculosexternos2 
            Figura 1                                             Figura 2

plants